Reflexiones
Enrique Quintana Maldonado
Director

"La tecnología forma parte de la vida de los estudiantes, no reconocer eso es ir contra la cotidianidad”. (Hugo Martínez; Director Colegium)

Recientemente un estudio sobre el uso de los celulares de los estudiantes llevado a cabo por la Universidad de los Andes, determinó que este influye negativamente en su rendimiento académico, según los investigadores estos pueden pasar hasta 8 horas de promedio conectados a su celular. Al realizar la correlación con su desempeño escolar concluyen que estos alumnos disminuyen en unas 3 décimas sus notas por una o dos horas de conexión al celular.

A la luz de los resultados cabría preguntarse; ¿deberíamos prohibir el uso de  los celulares en las salas de clases?.  La prohibición del uso de celulares es una petición constante de muchos docentes, que quizás a la luz de este estudio podrían aún más justificar su petición. Talvéz podríamos seguir el ejemplo de Francia que a través de un proyecto de ley busca prohibir que los estudiantes lleven sus celulares al colegio. Los parlamentarios chilenos, por su parte, también han hecho eco de este tema y recientemente han ingresado una iniciativa similar al Congreso.

Cabe preguntarse ¿será prohibir la mejor medida? o ¿se debería buscar nuevas estrategias didácticas que permitan utilizar el celular en beneficio del aprendizaje de los estudiantes?.

Según datos del SIMCE, el 77% de los estudiantes de segundo medio posee celular con acceso a internet; un 48% de ellos sostiene que los utiliza para entretenerse en clases, a pesar de las prohibiciones de los docentes.

Domingo, 03 Junio 2018 13:07

¡Somos Confesionales!

Enrique Quintana Maldonado
Director
 
“Somos el Colegio Inglés de Iquique, una Institución Educativa Confesional, dependiente de la Iglesia Metodista de Chile…”
Extracto misión Proyecto Educativo del Colegio Inglés
 

La misión de nuestro colegio declara que somo es una “Institución Educativa Confesional”, pero ¿qué significa ser confesional? ¿qué implicancia tiene para todos quienes laboramos en el Colegio Inglés, el declararnos confesionales? ¿qué repercusiones tiene en nuestra práctica diaria o en el desarrollo de nuestras clases? o ¿en nuestra la relación con el otro?

El concepto confesional según la RAE significa “que pertenece a una confesión religiosa o la defiende”, bajo esta definición podemos sostener que nuestro colegio es de confesionalidad metodista, puesto que pertenece a la Iglesia Metodista la cual es una iglesia de carácter evangélica, cristiana y wesleyana. Uno de sus principales principios declara que “Creemos en Dios, en un Dios trino conformada por el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo”. Según Sebastián F. (1977), la confesionalidad es una cualidad que tienen las instituciones educativas que consideran a la fe cristiana como inspiración en todas sus actividades docentes, culturales y sociales.

Nuestro colegio en su carácter confesional cristiano, si bien comparte con los demás colegios un conjunto de valores inherentes a la formación y dignidad humana, se diferencia de ellos a través del sello confesional que tiene como principal componente el desarrollo espiritual de nuestros estudiantes desde la perspectiva cristiana.

Nuestra educación se debe basar en los principios cristianos, pero sin descuidar la formación de los distintos saberes disciplinares que nos demanda el Ministerio de Educación. La formación basada en valores y principios cristianos es muy necesaria en estos nuevos tiempos en que la sociedad ha buscado sacar a Dios de su vida, por lo tanto, como colegio confesional tenemos el deber de mostrar el rostro de Dios a todos nuestros estudiantes.

Domingo, 27 Mayo 2018 21:54

¿Por qué educamos?

Enrique Quintana Maldonado
Director

 Día a día más de 1500 estudiantes de entre 5 y 17 años, recorren las aulas y patios de nuestro colegio esperando ser “educados” por nosotros, sus apoderados, quienes nos los han confiado al matricularlos atraídos quizás, por el prestigio que tiene en la ciudad de Iquique el Colegio Inglés, o probablemente por la prometedora visión que, plantea el anhelo de constituirnos en una comunidad educativa que entregue una educación de excelencia académica y valórica a todos nuestros estudiantes. También es muy posible que confíe en nosotros por nuestro diario quehacer el cual hemos declarado en nuestra misión, la cual sostiene que formamos personas que utilicen al máximo sus capacidades cognitivas, afectivas, sociales y espirituales, que les permitan ser un aporte significativo a la sociedad, con énfasis en principios cristianos y en la enseñanza del idioma inglés, en un ambiente de sana convivencia.

Nuestra función principal es la educación de los estudiantes que día asisten a nuestras aulas, cabe entonces preguntarse qué entendemos por educación, qué concepción de educación nos guia en nuestro quehacer diario, tanto en las aulas como en los diversos espacios del colegio. Si nos dedicamos a buscar una definición de educación encontraremos tantas miradas como concepciones del ser humano existan. Hay miradas como la de Durkhein que sostiene que, la educación es “un instrumento mediante el cual la sociedad regenera una y otra vez las condiciones de su propia existencia”, otras plantean que la educación tiene como finalidad formar un ser social, o que la educación debe estar al servicio de la economía o del trabajo. Algunas miradas más filosóficas, como Freire, sugiere que la educación debe formar “personas capaces de transformar el mundo y ser sujetos de cambio en la sociedad”. Jacques Delors nos plantea que la educación debe desarrollar en los estudiantes el “saber a aprender, saber hacer, el saber ser y el saber convivir con los demás”, planteando que estos cuatro saberes son esenciales para los alumnos de este siglo.

Enrique Quintana Maldonado
Director

 

Anhelamos ser una comunidad educativa de excelencia en la formación académica y valórica

El anhelo de la excelencia que hemos declarado en nuestra visión, es un camino que requiere de equipos de excelencia conformados por integrantes con pasión y compromiso en el cumplimiento de nuestra misión. Día a día el principal desafío es lograr que todos nuestros estudiante aprendan y crezcan como personas integrales, para esto enfocamos todo el quehacer educativo en el desarrollo de sus aspectos cognitivos, afectivos, sociales y espirituales.

Es vital en el desarrollo de la labor formativa de nuestros estudiantes que cada departamento se convierta en un equipo de trabajo con una mentalidad puesta en la excelencia. Se requiere entonces, que cada equipo esté integrado por personas que posean las capacidades, que estén comprometidas y que sientan pasión por la educación. No es suficiente que los integrantes del equipo sólo posean las capacidades para desarrollar el trabajo, pues si carecen de pasión y compromiso es muy probable que no se responsabilicen con las metas del equipo y en el desarrollo de las tareas que les corresponda. No basta con las competencias técnicas, sino que se requiere además, compromiso y pasión en el desarrollo de nuestra vocación para desempeñarnos con excelencia.

Un equipo de excelencia requiere alcanzar la madurez en su funcionamiento, en dónde todos los integrantes se acepten de manera recíproca, se descubran mutuamente conociendo sus fortalezas y debilidades, comparen experiencias, se interroguen, generen relaciones interpersonales que les permitan constituirse en un verdadero equipo de trabajo. Según Daniel Mordeki (2013), la madurez del equipo se refleja en la creación de un conocimiento tácito sobre el funcionamiento del equipo, estableciendo normas claras de conducta, delimitando el rol de cada integrante, fijando las tareas a realizar y la forma de relacionarse con los demás. Al coordinador o líder del equipo le corresponde asumir la responsabilidad para que esto suceda.

Según una investigación realizada por Google, en el marco del Proyecto Aristóteles,  los equipos de excelencia se caracterizan por desarrollar cinco dinámicas relacionales que les permiten incrementar la efectividad del trabajo, las que se detallan a continuación:

Página 1 de 16