Lunes, 11 Septiembre 2017 12:24

Mi trabajo en el Colegio Inglés: ¿un empleo, una carrera o un llamado?

“El único modo de hacer un gran trabajo es amar lo que haces” -  Steve Jobs    

Un tercio o quizás un poco más de nuestra jornada diaria la pasamos en nuestro colegio, este constituye nuestro segundo hogar. Gran parte de nuestra vida la pasamos en interacción con los estudiantes que integran nuestra comunidad. Vale la pena, entonces preguntarse ¿Cómo me siento en mi colegio? ¿Qué sentimientos tengo respecto del trabajo que realizo día a día? ¿Cómo me relaciono con mis estudiantes, apoderados, colegas, compañeros y jefaturas? ¿Me siento motivado e inspirado o siento que mi trabajo es una carga?

Según la Psicóloga Amy Wrzesniewski, las respuestas a estas preguntas pueden ser de tres tipos, dependiendo de cómo nos sintamos identificados con nuestro trabajo y/o profesión.

Una forma de respuesta puede ser que, consideremos a nuestro trabajo como sólo un medio para satisfacer nuestras necesidades económicas, entonces simplemente es un empleo que nos permite sustentarnos para sobrevivir. Nuestra motivación es externa, siendo el sueldo y los beneficios económicos las fuentes principales de ella. Percibimos el trabajo como un mal necesario y vamos al colegio únicamente a cumplir, este es un simple empleo en el cual debemos laborar. Si consideramos nuestro trabajo sólo como un empleo, entonces este nunca se constituirá en una fuente de satisfacción y felicidad, más bien será una pesada carga y nuestro pensamiento diario es, esperar que termine la jornada laboral y retirarnos del trabajo a descansar.

Un segundo tipo de respuesta puede ser que, consideremos a nuestro trabajo cómo una oportunidad de crecimiento laboral o de desarrollo profesional permitiéndonos ser reconocidos como expertos en nuestro campo. Nuestro foco constituye el buscar el reconocimiento de los demás.  Nuestro trabajo constituye una carrera que nos brinda la oportunidad de crecimiento profesional y nos permite tener un mejor estatus. Nos esforzamos por hacer las cosas bien esperando el reconocimiento de nuestros compañeros, jefes, apoderados y estudiantes. Esta forma de ver el trabajo fortalece nuestra seguridad y autoestima la cual va en directa relación en como progresemos laboralmente.

Una tercera forma de respuesta se refiere a que, consideremos el trabajo como una parte integral de nuestra vida, este constituye un sentimiento de realización personal. Lo sentimos como un llamado, como una vocación, en donde utilizamos nuestras fortalezas y talentos al servicio de los demás.  En nuestro trabajo extendemos nuestro ser hacia los demás, nos sentimos realizados; personal y profesionalmente. Disfrutamos de nuestra profesión. Consideramos nuestra labor como un servicio a los otros. Nos complacemos de nuestra relación diaria con nuestros estudiantes, colegas y compañeros. Amamos nuestro trabajo, pues sentimos que estamos contribuyendo al crecimiento y mejoramiento de la calidad de vida de nuestros estudiantes.  Nos sentimos felices y plenos en nuestro trabajo.

Consideramos la oportunidad de laborar en el Colegio Inglés, ¿cómo un simple empleo, un espacio para desarrollar una carrera y ser reconocido o un lugar para desarrollar mi vocación? Nuestra estadía en este colegio no es producto del azar, sino que hemos sido llamados por Dios con el propósito de servir a los demás.  Este lugar que Dios nos ha provisto para trabajar debe permitirnos desarrollar nuestra vocación y ponerla al servicio de nuestros estudiantes. Ha de ser un espacio para progresar profesionalmente, desarrollar nuestras fortalezas y potencialidades, confirmar nuestra relación de identidad con los valores y creencias de nuestro proyecto educativo. El Colegio Inglés debe ser un espacio para servir a los demás, para desenvolvernos profesionalmente, nos sintamos felices y desarrollemos nuestra vocación