Lunes, 19 Marzo 2018 11:04

Accountability

“Todos tenemos que aceptar la responsabilidad plena y total de nuestras acciones, todo lo que hemos hecho, y no hemos hecho”.

Hubert Selby Jr.

Este martes 23 de marzo, realizaremos la Cuenta Pública correspondiente a la gestión del año 2017, obligación a la que están sometidas, a partir de mediados de los años 90, todas las instituciones educativas de nuestro país.

En la Cuenta Pública o Rendición de Cuenta, las instituciones educacionales deben informar públicamente a toda su comunidad sobre la gestión realizada, asumiendo de este modo publicamente su responsabilidad por los resultados obtenidos. Al indagar acerca su origen, encontramos que, este concepto se deriva del término anglosajón “accountability”; el cual se refiere a la necesidad de controlar el poder público mediante mecanismos que obligan a los funcionarios a informar y justificar sus acciones.  Este término acuñado por la ciencia política, surge en EEUU extendiéndose luego, a Europa donde experimenta un fuerte desarrollo en la cultura inglesa.

Los gobiernos democráticos han adoptado la cultura de rendición de cuentas para mantener informados a los ciudadanos sobre su gestión y resultados, haciéndolos responsables de decisiones y acciones realizadas durante su mandato. Esto le permite al gobierno democrático conservar su legitimidad  mediante la confianza y participación ciudadana. Esta cultura implica que, todas las organizaciones gubernamentales, año a año hagan realicen su cuenta pública.

Según Espíndola y Claro (2010) la Accountability es un “proceso en que actores informan sobre el uso de recursos humanos, materiales y simbólicos para el logro de objetivos que les conciernen. Confronta a actores con sus responsabilidades y con la necesidad de responder frente a los usuarios”. Se podría decir que este concepto hace referencia a la forma óptima de trabajar de una organización, pues requiere actuar con responsabilidad y proactividad para alcanzar las metas institucionales.

Las organizaciones que han asumido la responsabilidad de los resultados de su gestión y que lo han hecho parte de su cultura laboral, han internalizado el éxito como parte de su labor y no dependen de condiciones externas para lograrlo. Cada uno de las personas que trabajan en ella, asumen un firme compromiso con los objetivos institucionales, actúan proactivamente y aceptan su responsabilidad de los resultados de su gestión.

La rendición de cuenta que estamos ad portas de realizar, implica responsabilizarnos de nuestros éxitos y fracasos del año escolar 2017. Debemos asumir nuestra responsabilidad en los resultados de la promoción, reprobación, titulación,  SNED, SIMCE, PSU, entre otros.  Alegrémosnos y gocemosnos con nuestros resultados positivos y asumamos los resultados negativos. Desafiémosnos a mejorar, comprometiéndonos en la búsqueda e implementación de acciones remediales que permitan superar los objetivos deficitarios y avanzar hacia constituirnos en un colegio de Alto Desempeño.