Lunes, 23 Abril 2018 16:13

Keep Calm and Practice Mindfulness

La reflexión de esta semana, quisiera basarla en un concepto que se ha hecho muy popular en el occidente, el “mindfulness”, en español, “mente llena”, el cual  tiene que ver con la capacidad humana básica de poder estar en el presente y de "recordarnos" estar en el presente, es decir, constantemente estar volviendo al aquí y ahora.

La mayoría de las personas creemos estar viviendo el momento, pero escasamente realizamos este ejercicio, lo que usualmente si hacemos, es concentrarnos en  pensamientos que tienen que ver con acciones a futuro o aquello que  ha quedado en el pasado, atendiendo a veces mínimamente lo que sucede en el presente.

Un ejemplo cotidiano para entender un poco esta experiencia, es cuando vamos tarde a nuestro trabajo, sabemos que no podemos volver el tiempo atrás,  sin embargo en el trayecto,  nos vamos concentrando en la disculpa que daremos, en que si por algún milagro se extiende el tiempo, deseando que haya un terremoto para que nadie note nuestra falta, y nos vamos olvidando de vivir la realidad actual, en el momento se puede tomar la decisión de preocuparnos por lo que podría ser, o simplemente ya resignarnos a disfrutar del recorrido y no adelantarnos mentalmente ante las situaciones, esta práctica ayuda generalmente a evitar ese estrés mental que muchas veces es producido por invenciones que sobredimensionamos en nuestra cabeza, lo que nos invita a hacer el “mindfulness” es a vivir y tomar conciencia, aunque esto sea positivo o negativo, es decir,  llegar tarde al trabajo tiene sus consecuencias, pero uno es partidario de decidir si vive el presente, asume la falta  de estar tarde, pide disculpas y continua con estar en el momento, o extiende su preocupación todo el camino pensando en ese futuro imaginario.

Hace poco leí una noticia que me llamo bastante la atención, en Japón una periodista, murió por trabajar más de 150 horas extras,  la frase “el trabajo duro nunca mato a nadie”, no aplica a este caso. Sabemos que los países del oriente tienen una alta tasa de suicidio, porque las personas si bien se les enseña desde muy pequeñas a producir y a gestionar el tiempo en función al trabajo, poco es lo que se profundiza en aprender a disfrutar el ahora.

Nuestra realidad aunque no es comparable, a veces no es muy diferente, generalmente nos cuesta desconectarnos del trabajo y cuando lo logramos hacer,  muchas veces sentimos culpa, por no estar haciendo algo productivo, y eso sucede porque la mayor parte del tiempo estamos ocupando la mente en cumplir con las metas propuestos, para   sentirnos más proactivos, no me malentiendan,  trabajar es bueno, nos hace sentir auto-realizados, pero también lo es,  estar vivos, por lo que es importante equilibrar las acciones y hacer un balance entre vida laboral y personal, que los problemas del trabajo no pasen a nuestra vida cotidiana tiñendo todo nuestro día y viceversa. Se trata de saber administrar el tiempo en el presente, si estamos en horario de trabajo, nos concentramos en eso, si estamos en colación, nos desconectamos y no nos adelantamos a pensar en lo que se viene. Igualmente al finalizar la jornada. Es un hábito sencillo que podemos utilizar a diario y nos ayuda a enfocarnos en la realidad que estamos viviendo.

Esta semana les invito a practicar un poco este concepto, a vivir el hoy, a prestar atención a nuestro alrededor, a compartir con las personas que frecuentamos a diario, a darse el tiempo a uno mismo  y  a los demás, me despido y les deseo un buen fin de semana a todos ustedes, recordándoles que no es necesario enfocarnos en el pasado, ni añorar un futuro, sino vivir en plenitud el presente.

 

Camila Ramos Barrera
Psicóloga Laboral