Lunes, 13 Agosto 2018 11:34

¿Planificar o no planificar las clases?

"Lo más importante es tener siempre un plan. Si no es el mejor plan, eso es al menos mejor que no tener ningún plan”.

Sir John Monash

Planificar o no planificar la clase, es el eterno debate que se da en la mayoría de los colegios, esta disyuntiva produce tensiones y muchas veces enfrenta a los docentes con los equipos técnicos pedagógicos. 

Algunos docentes sostienen que no es necesario planificar, como argumento plantean  que este es un proceso administrativo de carácter burocrático que sólo produce  agobio y cansancio, otro grupo de docentes sostienen que la planificación limita el desarrollo de la creatividad; sin embargo no planificar una clase es equivalente a improvisarla, lo que implica que su desarrollo esté supeditada a una serie de factores que podrían condicionar el logro de los aprendizajes de los estudiantes.

Planificar es una competencia que todo docente debe poseer, y que es clave para el desarrollo de su tarea educativa.  La planificación de la clase o plan de clases, constituye el primer paso para lograr que todos los estudiantes aprendan. Al momento de preparar la clase, no sólo se está cumpliendo con una responsabilidad profesional, sino que se está reflexionando sobre qué deben aprender los estudiantes, cómo motivarlos, cómo hacer para que aprendan y qué recursos didácticos utilizar. Esta reflexión permite organizar y secuenciar los aprendizajes esperados.

La actitud de como el docente aborda la tarea de la planificación refleja su disposición frente al quehacer pedagógico, demostrando así su interés por realizar su labor de manera organizada y profesional. Cuando se piensa que sólo se debe planificar a principios de año, restándole importancia a esta tarea docente, es porque se ha perdido de vista la relación que existe entre la planificación y la práctica pedagógica. 

La importancia de realizar el plan de clases radica en la necesidad de organizar de manera coherente las actividades y su relación con los objetivos que se desean lograr, de esta manera se establece una guía que permite orientar al docente y brinda una sensación de seguridad a los estudiantes, además de entregar un claro sentido de propósito y dirección a la clase en su conjunto.

El realizar un plan de clases, independiente que haya que entregarlo o no a la jefatura técnica, es una práctica que todo docente debe tener internalizada y que forma parte de su formación profesional, constituye el punto de partida para llegar al propósito esencial de nuestra profesión, el cuál es lograr que nuestros alumnos aprendan.