Miércoles, 12 Octubre 2016 18:07

Nuestro Colegio

"Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así también Cristo".

1ª Corintios 12:12

En varias ocasiones he escuchado frases como “el colegio debe hacer…” “¿cuál va a la decisión del colegio...?”, “las cosas no funcionan porque el colegio…”, es más yo he mencionado “el colegio somos todos nosotros”, producto de esto vinieron a mi mente algunas interrogantes  como: ¿quién es el colegio? ¿Quiénes forman el colegio? ¿Qué se quiere decir cuando se responsabiliza al colegio de algo?

La curiosidad me invadió y decidí averiguar el significado de la palabra colegio, encontrando que la RAE (Real Academia de la Lengua Española) la define como “Establecimiento de enseñanza para niños y jóvenes”, esta definición me generó confusión respecto de las interrogantes e inquietudes que se manifiestan respecto de lo que debiera o no hacer el colegio.

Entonces, me volví a preguntar ¿puede el colegio ser responsable de algo?, ¿podemos ser todos nosotros el colegio?  Al continuar leyendo las definiciones de la RAE encontré que la acepción número 6, dice: “Comunidad de personas que viven en una casa destinada a la enseñanza de ciencias, artes u oficios, bajo el gobierno de ciertos superiores y reglas.”, sin embargo esta acepción que parecía responder a mis interrogante para la RAE ya está en desuso.

Prosiguiendo con mi búsqueda, logré asociar que el concepto de colegio a que se refieren las inquietudes están referidas al concepto de “comunidad escolar” que según el artículo 9º de la LGE se define como “una agrupación de personas que inspiradas en un propósito común integran una institución educativa… que es contribuir a la formación y el logro de aprendizajes de todos los alumnos…, propendiendo a asegurar su pleno desarrollo espiritual, ético, moral, afectivo, intelectual, artístico y físico. El propósito compartido de la comunidad se expresa en la adhesión al proyecto educativo del establecimiento y a sus reglas de convivencia… La comunidad educativa está integrada por alumnos, alumnas, padres, madres y apoderados, profesionales de la educación, asistentes de la educación, equipos docentes directivos y sostenedores educacionales”.

A la luz de esta definición, me hacen eco las palabras compartidas por un Asistente de la Educación en un culto de oración (que se realiza los martes y los viernes al inicio de nuestra jornada, a la cual están cordialmente invitados), quien cita al Apóstol Pablo con el siguiente texto: “Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así también Cristo”, refiriéndose a que este cuerpo con muchos miembros se asemeja a nuestro colegio, es decir a nuestra comunidad educativa.

Nuestra comunidad educativa la conformamos diferentes miembros los profesores, educadoras, secretarias, inspectores, administrativos, asistentes de aula, administrativos de apoyo a nuestra gestión, personal de servicio,…, y equipo directivo, que de manera articulada debemos cumplir diferentes funciones para contribuir a la formación y logro de aprendizajes de nuestros estudiantes.

Al volver a las preguntas iniciales, estas ahora me parecen tener más sentido y me hacen comprender que yo soy parte de esta Comunidad Educativa, como también lo es quien está leyendo esta reflexión.  Todos quienes laboramos en esta institución, junto con nuestros estudiantes y apoderados formamos la gran Comunidad Educativa del Colegio Inglés. El apóstol Pablo nos dice “Mas ahora Dios ha colocado los miembros cada uno de ellos en el cuerpo”, estas palabras me hacen pensar que todos quienes trabajamos en nuestro querido Colegio Inglés, es porque Dios nos ha colocado para cumplir con la labor educativa de formar y educar a nuestros estudiantes, por tal motivo, es que cada uno de nosotros es responsable en mayor o menor medida de los éxitos y fracasos que tengamos, así como de la formación de los estudiantes que día a día están en nuestras aulas.

Todos somos responsables de cumplir lo que hemos comprometido en nuestra misión que nos desafía a “formar personas que utilicen al máximo sus capacidades cognitivas, afectivas, sociales y espirituales, que les permitan ser un aporte significativo a la sociedad”